MEDIA POSTURA DEL PEZ




ARTHA-MATYASANA



1º Extenderse boca arriba con las piernas juntas y los brazos a los costados del cuerpo.
2º Flexionarlos apoyándose firmemente sobre antebrazos y manos.
3º Inclinar la cabeza hacia atrás tanto como se pueda formando un arco en la espalda y colocando las manos en los muslos.
4º Realizar siempre con el cuerpo tenso y al desarmar relajar los músculos.
5º Permanecer en el asana cinco respiraciones y repetir tres veces.
Efectos:
Fortalece los músculos del cuello.
Ejerce un masaje en las vértebras cervicales y lumbares.
Equilibra el funcionamiento de la glándula tiroides.

Al abrir el pecho permitimos que la mente también se abra dando paso a la estabilidad emocional.
Así como el pez debe moverse con fuerza y elasticidad en un ambiente de gran resistencia como el agua, de la misma manera este asana nos hace resistentes y gráciles en la vida cotidiana.