LA ENERGIA VITAL



Es la sustancia esencial de la vida. Se le suele decir Prana.
Sin ella no existiría el universo. Cada manifestación básica depende de su actividad.
Desde la molécula más pequeña de la materia hasta los pensamientos y las emociones, son una diferente expresión de prana.
Por eso es importante conocer los campos de donde se obtiene. En primer lugar los humanos la tomamos del aire. De los alimentos. Del sueño. Del descanso periódico. De las actitudes positivas.
La energía vital es identificada como aura o cuerpo astral.
Todo ser vivo o aparentemente inerte tiene aura, por lo tanto “vida”.
En los minerales está aletargada, en las plantas es como un espejismo, es más aguda en el animal y se hace consciente en el ser humano.
En este plano se desdobla en dos extremos: Negativo y Positivo. No nos referimos a bueno o malo. Para el funcionamiento de un artefacto eléctrico es necesario que el cable esté compuesto de los dos polos, de lo contrario no funcionaría.
Es así que en el cuerpo físico, cuando hay un desequilibrio entre las polaridades (Yin y Yan), se presentan las perturbaciones de la salud, los estados depresivos o de exceso de euforia que nos llevan a una vida opaca o de constante infelicidad.
El descreimiento de estas verdades, más antiguas que el mundo, ha producido un alejamiento de la ciencia cada vez más profundo, provocando un desequilibrio tan marcado, que todos conocemos el estado de destrucción en el que nos encontramos. La propia naturaleza no puede, por si misma, volver al la armonía de sus fuentes.
“La caridad empieza por casa”, debería interpretarse, bien entendida, por corregir nuestra propia desviación del camino natural del planeta, volviendo a escuchar a los sabios antepasados que todo lo aprendían de la Pacha-Mama, Madre Tierra o Divina Madre Naturaleza, según el lugar donde vivieran.
A través de re-aprender a respirar, una buena alimentación, el reposo oportuno, la quietud interna, la recta intensión y el manejo de los pensamientos, nos iremos acercando a niveles superiores de conciencia.
Esos horizontes no se alcanzan con dinero, siendo eruditos en temas espirituales o complicadas ciencias ocultas.
Nadie puede caminar nuestro pasaje de aprendices, que puede durar pocas cuadras o una eternidad visto desde el tiempo, que sólo se manifiesta en este plano tridimensional.
YOGA significa lazo o nexo entre lo esencial y lo físico.