LA DIMENSIÓN DEL TIEMPO


LA DIMENSIÓN DEL TIEMPO

Desde el punto de vista espiritual, el tiempo no existe.
Se considera que la vida es una escuela de desarrollo humano.
Hay dos formas de crecimiento: una horizontal y otra vertical.
Depende de cómo usemos nuestro tiempo podremos nacer, ponernos viejos y morir o crecer internamente donde no influye el tiempo que conocemos.

¿EN CUANTO VALORAMOS NUESTRO TIEMPO?

Las horas del día son una posesión, un apego.
Nos cuesta sentarnos a observar un atardecer o a leer un libro o sólo a sentir el canto de los pájaros, porque no disponemos de tiempo.
Difícilmente podamos sentarnos a escuchar a un anciano que nos cuenta siempre una historia repetida.
No tenemos tiempo ni siquiera para nosotros mismos. Para realizar alguna actividad que nos haga sentir plenos o estar en silencio.
Poco tiempo nos queda para brindar ayuda al que lo necesita.

¿A QUÉ DEDICAMOS LA MAYOR PARTE DEL DÍA?

A trabajar para obtener un mejor estatus de vida. La sociedad de consumo nos adormece convenciéndonos de que necesitamos cada vez más cosas materiales.
Por Ej.: Ropa de moda, teléfonos celulares, cantidades de electrodomésticos que se fabrican de mala calidad, esclavizando países enteros en su construcción, que duran poco para tener que comprar de nuevo.
A través de la tecnología se reciben pantallazas de información rápida, sin tomarnos el tiempo de profundizar.
Muchas veces perdemos valiosas horas viendo televisión o con juegos electrónicos.

¿Cuánto MIDE EL TIEMPO?

Cuando estamos disfrutando el tiempo es corto.
Si estamos asustados no pasa nunca.
Cuando sufrimos alguna enfermedad quisiéramos que se acabe rápido.
En una terapia intensiva, sólo existe la vida o la muerte. El tiempo pierde sentido.
Los domingos suelen ser amargos porque llega el lunes.
Cuando somos niños esperamos ser grandes: cuando me reciba, cuando me case, cuando tenga más dinero…
La idea de que un buen momento se acabe, suele incapacitarnos para disfrutarlo.
En primavera el tiempo se complica porque queremos hacer todo lo que no hicimos durante el año.
Si tenemos un amigo el tiempo no cuenta. Aunque pasen años, siempre parece que nos vimos ayer.

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN?

Recordar que el día cuenta con 24 horas y en ellas necesitamos desarrollar nuestra vida de la mejor manera posible.
Para eso es preciso decidir qué cosas son las más importantes para cada uno.
A veces significa tener que renunciar a aquello que consideremos insustancial para valorar lo que nos produce bienestar.

¿CÓMO SE HACE?

Entre las prácticas del Yoga, “La atención mental” es una de las más valiosas.
Nuestra mente permanece generalmente dispersa, salta al pasado o al futuro. Nunca o casi nunca está en el presente.
Cuando los pensamientos son tan mecánicos, no pensamos sino que los pensamientos nos piensan.
La mente se enreda en sus ideas como en una tela de araña.
Con una mente automática la realidad se empaña con los contenidos subconscientes.

¡VIVIR EL MOMENTO!

Para lograrlo es imperioso el entrenamiento; si lo es para practicar un deporte, más aun si queremos regir nuestros pensamientos.
Todos, en mayor o menor grado tenemos una atención espontánea que obedece a los estímulos externos más o menos atrayentes.
En este caso, buscamos desarrollar voluntariamente la atención consciente.
La atención consciente va más allá de los pensamientos mecánicos, involuntarios, que se mueven guiados por el instinto.

¿QUÉ ES LA ATENCIÓN CONSCIENTE?

Es un permanecer perspicaz, despierto, el mayor tiempo posible. Ya sea cuando estamos viendo un amanecer, tomando una taza de te, trabajando, estudiando,
esperando el colectivo o lavándonos los dientes.

¿CÓMO VER EL MEDIO EN QUE VIVIMOS?

Esta atención consciente está libre de conceptos, prejuicios, recuerdos o imágenes.
Con una atención así aprendemos a ver la realidad en su justa medida.
Sin juzgar, sin condenar, sin justificar. Objetivamente.
Actuando de esta forma la vida cobra un nuevo significado y la rutina se convierte en una aventura diaria.
Cuando logramos, a través de la práctica, vivir el momento nos damos cuenta de que es único y sería lamentable perderlo en llantos inútiles o en bobadas tales como discusiones o cosas sin valor profundo.
Nos convertiremos de este modo, en nuestros propios maestros logrando una vida feliz.
Se aprende a estar atentos, Estando atentos.
Se consigue de la misma manera pensar y dejar de pensar a voluntad.