TECNICA SENCILLA DE MEDITACIÓN




LA MEDITACION EMOTIVA

Este tipo de meditación utiliza las emociones buscando, como efecto, la abstracción.
Si logramos vivirla intensamente ocurre algo así como un auto consuelo.
Después de tomar la postura acostumbrada, de realizar respiraciones relajando el cuerpo y llevar la mirada a un punto imaginario en el centro de la frente, dejamos aparecer un cuadro.
Nos introducimos dentro del lugar o paisaje que vemos, viviendo lo que ocurra y dejando las emociones en libertad, ya sean de tristeza o de alegría.
Pero debe realizarse objetivamente, quiere decir que no será analizado racionalmente. De hacerlo significa que interviene la mente y deja de ser efectiva.
Podemos estar en una playa frente al mar viendo pasar un tren sobre las olas. ¡Eso es correcto!
Es una meditación peligrosa para el alma porque produce un estado tan agradable que podemos quedar entrampados en el apego a esa emoción y no es lo que buscamos. El ejercicio no debe durar más de 7 minutos.
Esta meditación es un sedante para el sistema nervioso, pero no debemos caer en extremos.
Esto no nos resolverá los problemas, pero nos dará la serenidad necesaria para captar lo que nos suceda en la vida diaria sin dejar que las emociones nos dominen. No se trata de no sentir, se trata de no caer en exaltaciones emocionales.
Para acercarnos a la comprensión o captación de LO Superior, podemos ayudarnos a través de cuadros familiares y modestos.
Si bien no debemos predecir lo que viviremos, la predisposición a la sencillez hará que no brote allí nuestra soberbia.

Graciela Martellotto.
Http://gracielamartellotto-yoga.blogspot.com/